En la juventud se aspira a presidir un banco. En la vejez sólo se aspira a sentarse en él

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: