A dinero en mano, el monte se hace llano.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: