A Dios nadie se la hace que no la pague.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: