A quien nada tiene, Dios le mantiene.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: