Con tripas vacías, no hay alegrías.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: