Nunca falta un gato para lamer el plato.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: