Primero el deber y luego el placer.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: