A borregos recién esquilados, no les mande Dios viento helado.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: