A la casa del oficial, llega el hambre a la puerta pero no acaba de entrar.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: