A la leche nada eches; pero le dice la leche al aguardiente: ¡Déjate caer, valiente!

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: