A la que a su marido encornuda, Señor y tú la ayuda.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: