A la ruin oveja la lana le pesa, y al ruin pastor el bastón y el zurrón.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: