A unos, Dios da ovejas y a otros orejas.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: