Adán se comió la manzana y todavía nos duele los dientes.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: