Ajo ruin, ¿por qué no naciste? Porque no me sembrastes por San Martín.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: