Al alma del negocio va todo el mundo; al negocio del alma no va ninguno.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: