Al bebedor fino, primero el agua y luego vino.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: