Al diablo y a la mujer nunca falta qué hacer.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: