Al gato, aunque sea ladrón, no le eches de tu mesón.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: