Al hombre harto, las cerezas le amargan.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: