Al juzgar un hecho ajeno, mete la mano en tu seno.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: