Al pobre lo levanta el hambre, y al rico las ganas de cagar.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: