Amanse su saña quien por si mismo se engaña.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: