Aunque el hombre sea de bronce, no le quites el trago de las once.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: