Aunque la jaula sea de oro, no deja de ser prisión.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: