Aunque salga de manos asquerosas, el dinero siempre huele a rosas.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: