Ay caderas hartas de parir, y ninguna de mi marido malogrado.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: