Bien sabe la rosa en qué mano posa: el clavel, en la mano de Isabel, y la clavelina, en la de Catalina.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: