Con carne nueva, vino viejo y pan candeal, no se vive mal.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: