Con paciencia y con maña, un elefante se comió una araña.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: