Cuando Dios no quiere aliviar los males, ni sirven sangrías ni flores.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: