Cuando no hay pan ni harina, todo se vuelve mojinas.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: