Dádiva de lo mal ganado, no lo recibe Dios con agrado.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: