Desde que se invento el soplido, ningún tonto se quema.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: