Dios consiente, pero no siempre.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: