El abad y su manceba, el barbero y su mujer, de tres güevos cómense dos; esto ¿como puede ser?

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: