El envidioso, por verte ciego, se saltaría un ojo.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: