El hombre propone, y Dios dispone.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: