El mal entra a abrazos, y sale a pulgaradas.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: