El matrimonio es como un baño de agua fría: si te lo piensas mucho, ya no quieres entrar.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: