El que da la herencia antes de la muerte merece un canto en los dientes.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: