El yerro del médico, la tierra lo tapa; el del abogado, el dinero lo sana.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: