En casa del buen gobierno, nunca comerás pan tierno.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: