En claustros de locos, están los más pocos.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: