En tu casa no tienes sardinas y en la ajena pides gallina.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: