Entre amar y aborrecer, poco trecho suele haber.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: