La cruz en los pechos, y el diablo en los hechos.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: