La imprudencia abre la puerta, y la pereza la mantiene abierta.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: