La ley del embudo, para mí lo ancho y para ti lo agudo.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: