La mujer y la espada nunca han de ser probadas.

Todavía sin comentarios.

Escribe un comentario: